Parlon ante Colau

Cualquier consultor externo –pongamos por caso un norteamericano o un alemán bregado en campañas– diría que la única figura capaz de competir en el mismo terreno contra una futura candidatura de Ada Colau a la Generalitat es la de Núria Parlon. Líderes como Junqueras y Puigdemont son rivales potentes, pero ofrecen un producto que no tiene nada que ver con el de la alcaldesa de Barcelona y, por lo tanto, no le pueden arrebatar unas determinadas banderas que –a causa de la crisis– conectan con unos sectores. Parlon, en cambio, es mujer, es joven, es inteligente y sugiere –no digo que lo sea– un PSC alejado de las caras gastadas de siempre. El estilo y el lenguaje de Parlon parecen más próximos a Colau que a la socialista Susana Díaz, que encarna el conservadurismo, el clientelismo y el vacío ideológico de una especie de PRI sin otro proyecto que durar en el poder.

La militancia dirá el sábado si el PSC debe ser dirigido por Iceta o por Parlon. Ahora bien, a efectos de interés general, creo que lo verdaderamente determinante será la elección del cabeza de lista de las catalanas. Lola García explicaba ayer que hay algunos alcaldes que intentan un acuerdo para que Parlon opte a presidir la Generalitat mientras Iceta sigue llevando las riendas del partido; sería de gran sentido común. Veremos si eso tiene alguna posibilidad. En todo caso, si yo fuera de la cúpula de los comunes y del entorno de Colau, hoy estaría nervioso. La alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet tiene más experiencia institucional que la ex activista de la PAH y hace guiños al público que quiere una izquierda más comprometida, pero sin caer en la tramposa fraseología populista. No me perdería por nada del mundo un cara a cara Colau-Parlon.

De todos modos, y una vez parece descontado que ni Iceta ni Parlon quieren desconectar el PSC del PSOE, el material más valioso de Parlon para competir contra Colau es la ambigüedad. Las dos alcaldesas nadan muy bien entre dos aguas cuando el independentismo implora que estén a su lado. La dirigente socialista tiene buena entrada entre los soberanistas a la vez que –cuando toca– deja claro que la secesión no forma parte de su equipaje. Desde la retórica amable y respetuosa con el derecho a decidir, el discurso de Parlon crearía serias dificultades a Colau, a pesar de que –inevitablemente– también se las crearía a Iceta y a la dirección del PSOE. Sólo con Parlon como cabeza de cartel podría el PSC evitar un derrumbe histórico.

En las complicadas relaciones entre los comunes y los independentistas, Parlon es un factor disruptivo –para decirlo a la manera de los científicos de moda– de notable potencia y consecuencias altamente impredecibles. Parlon es Colau con más mili y más finezza. El único lastre de la de Santa Coloma es su partido, como le ocurre a Puigdemont en caso de que decida, finalmente, ser candidato.

Categorías: Artículos, Política, Retratos
Medio de comunicación: .

Comments are closed.